Las 10 principales conexiones entre el NIST y la nanotermita

Las 10 conexiones entre el NIST y la nanotermita

Imagen: World for 9/11 Truth

Top 10 Connections Between NIST and Nanothermite, publicado por JF Ranger, 22/10/2009

Fuente: World for 9/11 Truth

El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) se ha visto en grandes dificultades a la hora de establecer una secuencia políticamente correcta de los acontecimientos del 11S que llevaron a la destrucción sin precedentes de tres de los edificios del World Trade Center. Pero a pesar de una serie de variaciones en su explicación, éste no tomo en consideración nunca ni explosivos ni materiales pirotécnicos en cualquiera de sus hipótesis. Esta omisión choca con otros hechos notables: en primer lugar, la exigencia de la norma nacional para la investigación de incendios (NFPA 921), que exige pruebas relacionadas con la termita y otros artículos pirotécnicos, y en segundo lugar, el hecho de que los investigadores del NIST tienen amplia experiencia con explosivos y materiales relacionados con la termita. (Por Kevin Ryan)

"¿Fue analizado el acero para buscar restos de explosivos o de termita? ... el NIST no analizó el acero para buscar restos de estos compuestos ".
Respuestas a preguntas frecuentes del NIST, agosto de 2006

Uno de los aspectos más intrigantes de la postura distrayente del NIST ha sido su total falta de interés en las características explosivas o pirotécnicas en sus explicaciones. A pesar de la sustancial evidencia del uso de explosivos en el WTC y de los amplios conocimientos en esta materia entre sus investigadores, los explosivos no fueron considerados en la investigación del WTC del NIST. Sólo después de muchas críticas sobre este hecho el NIST se dignó añadir una pequeña exención de responsabilidad a su informe final sobre las torres, en el que sugiere que no encontró evidencias del uso de explosivos.

La amplia evidencia del uso de explosivos en el WTC incluye el testimonio de testigos, la abrumadora evidencia física y el simple sentido común. También hay pruebas sustanciales de material aluminotérmico (termita) y es la presencia de este material la que puede explicar la existencia de un fuego intenso que de otro modo no habría existido. Además, a pesar del acuerdo de las partes en el que estiman que la cantidad de combustible para los incendios en cualquier lugar de cada uno de los edificios del WTC duraría sólo veinte minutos, el fuego duró mucho más tiempo y produjo temperaturas extremas.

Estos inexplicables incendios son un recordatorio de que los edificios del WTC no fueron simplemente demolidos, sino que fueron demolidos de manera engañosa. Es decir, los edificios fueron derribados con el fin de hacer que pareciera que el impacto de los aviones y los incendios resultantes pudieron haber causado su destrucción simétrica sin precedentes. Por lo tanto, probablemente fueron utilizadas cargas huecas y otras configuraciones típicas de explosivos, pero hubo mucho más que eso. Los responsables de los crímenes necesitaban crear incendios donde no habrían existido de otra manera y así atraer la atención hacia la parte de los edificios en las que impactaron los aviones.

Esto fue realizado probablemente mediante el uso de nanotermita, que es material energético de alta tecnología obtenido mediante la mezcla de granos ultra finos (GUF) de aluminio y GUF de óxidos metálicos, generalmente óxido de hierro, óxido de molibdeno u óxido de cobre, aunque otros componentes también pueden ser utilizados. La mezcla se realiza mediante la adición a estos reactivos de una solución líquida, donde forman lo que se llaman "sols"(sustancias coloidales), y añadiendo un agente gelificante que captura estos minúsculos combinados reactivos en estado ya mezclado. El "sol-gel" resultante se seca y forma un material poroso reactivo que puede ser inflamado de varias formas.

La amplia superficie de reactivos dentro del sol-gel energético permite que se produzca una tasa mucho más elevada de liberación de energía de la que se ve en las mezclas de la versión “macrotermita”, y crea potentes explosivos de su versión “nanotermita”, así como materiales pirotécnicos. Los sol-gel de nanotermita, a menudo llamados nanocompuestos energéticos, compuestos intermoleculares meta-estables (CIM) o supertermita, y la sílice se utilizan a menudo para crear el marco estructural poroso. La nanotermita también se ha hecho con RDX (cyclonite), y con elastómeros termoplásticos. Pero es importante recordar que, a pesar del nombre, que la nanotermita produce un golpe energético mucho mayor que los materiales de termita típicos.

Resulta que los sol-gel de nanotermita fueron desarrollados por científicos del gobierno de los EE.UU., en los Lawrence Livermore National Laboratories (LLNL). Estos científicos del LLNL informaron de que:

"El proceso sol-gel es muy susceptible a tecnologías de inmersión, rotación (spin-coating) y pulverización, que se usan para recubrir superficies. Hemos utilizado esta propiedad para recubrir por inmersión diversos sustratos para hacer sol-gel de Fe, O, / Al / revestimientos Viton. La capa energética se seca para ofrecer una buena película adherente. Experimentos preliminares indican que las películas de los materiales híbridos se propagan por sí mismos cuando se inflaman debido al estímulo térmico."

La sorprendente correlación entre las plantas del impacto y los pisos de aparente fallo estructural sugiere que nanotermita pudo haber sido aplicada por pulverización a partes de acero de los edificios del WTC, por debajo de la protección contra incendios que había sido mejorada. Esto podría haberse hecho de tal manera que muy poca gente sabía lo que estaba pasando. El consultor de la Autoridad Portuaria, el ingeniero Buro Happold, ayudando con la evaluación de las actualizaciones de protección contra el fuego, sugirió el uso de "materiales alternativos" (NIST 2005). Tales materiales alternativos se podrían haber pulverizado sobre nanotermita con la que fue sustituida la pintura intumescente o a la imprimación ignífuga Interchar (NASA 2006). Es muy posible que este tipo de sustitución se pudiera haber hecho sin que casi nadie se diera cuenta.

Independientemente de cómo fue la termita colocada en el WTC, es extraño que el NIST haya estado tan ciego ante tal posibilidad. De hecho, al leer sus informes sobre el World Trade Center, y sus respuestas periódicas a las preguntas frecuentes por parte del público, uno puede hacerse a la idea de que nadie en la organización había oído hablar antes de nanotermita. Pero la verdad es que muchos de los científicos y organizaciones involucradas en la investigación del NIST no sólo eran plenamente conscientes de la existencia de la nanotermita, sino que en realidad tenían una importante conexión, y en algunos eran especialistas en esta precisa tecnología.

Aquí están las 10 principales razones por las que la nanotermita, debería haber venido inmediatamente a la mente de los investigadores del NIST.

Conexión 1
El NIST estuvo trabajando con el LLNL para realizar pruebas y definir las características de estos sol-gel de nanotermita, fecha que se remonta al menos a 1999.

Conexión 2

Forman Williams, ingeniero jefe del comité de asesoramiento del NIST, y el experto en ingeniería más importante de Popular Mechanics, es un experto en deflagración de materiales energéticos e ignición de materiales energéticos porosos". Las nanotermitas lo son. Además, el socio de investigación de Williams, Stephen Margolis, las ha presentado en conferencias basadas en nanoenergética. Algunos de los otros colegas de Williams de la Universidad de California en San Diego, como David J. Benson, también son expertos en nanotermita.

Conexión 3

Internacional de Aplicaciones Científicas (SAIC) es el contratista del Departamento de Defensa y Seguridad Nacional que suministró el mayor contingente de investigadores no gubernamentales para la investigación del WTC a cargo del NIST. SAIC tiene amplios vínculos con la nanotermita, desarrollando y valorando propuestas de investigación tanto para el ejército como para contratistas de éste, y desarrollando y la formulando nanotermita directamente. La Subsidiaria de SAIC, Tecnología de Artillería Aplicada, ha realizado investigaciones sobre la ignición de nanotermita con láser.

En una interesante coincidencia, SAIC fue la empresa que investigó el atentado de 1993 contra el WTC, jactándose de que - "Después del atentado de 1993 contra el World Trade Center, nuestros análisis de explosiones produjeron resultados tangibles que ayudaron a identificar a los responsables (SAIC 2004)." Y las coincidencias con este empresa no terminan ahí, ya que SAIC era la responsable de evaluar el riesgo de atentados terroristas contra el WTC en 1986. Esta compañía también estuvo vinculada a finales de la década de los 90 a las mejoras en la seguridad en el WTC, la administración de Rudy Giuliani, y los incidentes con el ántrax después del 11S a través de sus antiguos empleados, Jerome Hauer y Steven Hatfill.

Conexión de 4

Arden Bement, metalúrgico y experto en combustibles y materiales que fue nominado como director del NIST por el presidente George W. Bush en octubre de 2001, fue ex-subsecretario de Defensa, ex-director del departamento de ciencia de materiales del DARPA (Organización Central de Investigación y Desarrollo del Departamento de Defensa de los EE.UU. encargado de las nuevas tecnologías de vigilancia y seguimiento tras los atentados del 11 de septiembre) , y ex-ejecutivo de TRW.

Por supuesto, el Departamento de Defensa y el DARPA son líderes en la producción y uso de nanotermita. El contratista del ejército y aeroespacial, TRW, ha tenido una larga colaboración con los laboratorios de la NASA en el desarrollo de materiales energéticos que son componentes de los propulsores avanzados, como nanomateriales explosivos gelificados (NASA 2001). TRW Aeronáutica también desarrolló compuestos ignífugos, formuló elastómeros de alto rendimiento, y trabajó con la NASA para crear aerogeles energéticos.

Además, Bement fue profesor de Purdue y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Purdue tiene un floreciente programa para nanotermita. Y curiosamente, en el Instituto del MIT para la Nanotecnología Militar, nos encontramos con Martin Z. Bazant, hijo del notable “debunker” Zdenek P. Bazant, que lleva a cabo investigaciones sobre flujos granulares y las interacciones electroquímicas del silicio. Zdenek P. Bazant también está interesado en nanocompuestos y la relación que tienen con la guerra naval. El MIT estuvo representado en conferencias de nanoenergía a partir de 1998.

Bement también fue director tanto de Battelle como de la Lord Corporation. Battelle (donde fue hecho el ántrax) es una organización de "expertos en tecnologías fundamentales de los cinco Laboratorios Nacionales que gestionamos o co-gestionamos para el Departamento de Energía de los EE.UU." Battelle anuncia su especialización en recubrimientos con nanocompuestos. La Lord Corporation también hace recubrimientos de alta tecnología para aplicaciones militares. En 1999, la Lord Corp estaba trabajando con el ejército y la NASA en "complejos compuestos de polímeros y metales, así como en materiales multifuncionales".

Conexión 5

Hratch Semerjian, por largo tiempo director de la división química del NIST, fue ascendido a director en funciones del NIST en noviembre de 2004, y asumió la investigación del WTC hasta la finalización del informe sobre las torres. Semerjian está estrechamente vinculado con el ex-empleado del NIST, Michael Zachariah, quizás el experto más destacado del mundo en nanotermita. De hecho, Semerjian es co-autor junto con Zachariah de diez artículos que se centran en nanopartículas hechas de silicio, cerámica y partículas refractarias. Zachariah jugó un papel importante en la Iniciativa de Defensa para la Investigación Universitaria de Nanotecnología (DURINT), un esfuerzo de investigación innovadora para la nanotermita.

Conexión 6

El NIST tiene una larga colaboración con la NASA para el desarrollo de nueva nanotermita y otros materiales nanotecnológicos. De hecho, Michael Zachariah coordina esta colaboración.

Conexión 7

En 2003, dos años antes de la publicación del informe del NIST sobre World Trade Center, la Universidad de Maryland, College Park (UMCP) y el NIST firmaron un acuerdo bilateral para el desarrollo de nanotecnologías como la nanotermita. Los dos firmantes del acuerdo han trabajado mucho con ésta.

Conexión 8

El NIST tiene su propio Centro de Nanotecnología y Nanociencia (CNST). Además, el Grupo de Flujos Reactivos del NIST realizó investigaciones sobre materiales nanoestructurados y reacciones a alta temperatura a mediados de los noventa.

Conexión 9

Richard Gann, quien hizo la edición final del informe del WTC del NIST, dirigió un proyecto llamado "Programa para Tecnología de Extinción de Incendios de Próxima Generación", tanto antes como después del 11S. Andrzej Miziolek, otro de los principales expertos del mundo en nanotermita, es el autor de "Aplicaciones de los nanomateriales en Defensa, y también trabajó en el proyecto de extinción de incendios de de Richard Gann.

El proyecto de Gann fue patrocinado por el Programa Estratégico de Investigación y Desarrollo Medioambiental del Departamento de Defensa (SERDP), una organización que patrocinó una serie de proyectos de nanotermita del LLNL.

Conexión 10

Como parte del Consorcio de Laboratorios Federales para la Transferencia de Tecnología, el NIST se está asociado a la Naval Surface Warfare Center en Indian Head (NSWC-IH) sobre Química y Tecnología. NSWC-IH es probablemente el centro más importante de los EE.UU. para la tecnología de la nanotermita. En 1999, Jan Puszynski, científico que trabaja para el programa DURINT, ayudó al NSWC-IH a diseñar una planta piloto para producir polvo de aluminio a escala nano. Se informó de que "en ese momento, esta ara la única fuente fiable de nanopolvos de aluminio en los Estados Unidos", sin embargo, empresas privadas como Argonide y Technanogy también se sabe que tienen esas capacidades.

Entre el interesante grupo de contratistas que NSWC-IH contrató en 1999 estaban SAIC, Applied Ordnance, Battelle, Booz Allen Hamilton, ManTech, Titán, Pacific Scientific Energetic (véase más adelante), y Laboratorios R Stresau para "materiales de demolición".

Una coincidencia trágica dejó a William Caswell, empleado de NSWC-IH, muerto en el avión que se dice que impactó el Pentágono (Vuelo 77). Había trabajado durante muchos años en proyectos muy oscuros en NSWC-IH.

La presencia de Pacific Scientific Energetic (PSE) en la lista de los contratistas de 1999 de NSWC-IH es interesante porque PSE fue la empresa matriz de Special Devices Inc. (Dispositivos Especiales, SDI). SDI se especializa en explosivos para Defensa, aeroespacial y minas, y fue adquirida en 1998 por John Lehman, Comisionado del 11S, miembro del Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (PNAC), y ex-secretario de la Marina. Lehman lo dejó en 2001.

Con esto en mente, vale la pena reiterar que materiales de nanotermita fueron muy probablemente utilizados en la demolición engañosa de los edificios del WTC, pero casi con toda seguridad éstos fueron sólo parte del plan. Sin embargo, otros explosivos de alta tecnología estaban a disposición de aquellos que tenían acceso a la nanotermita por aquel tiempo. Como SDI, varias organizaciones con vínculos con programas del ejército, espaciales, y de inteligencia (por ejemplo, In-Q-Tel, Orbital Science) tienen acceso a muchos tipos de explosivos de alta tecnología para cortar tornillos de alta resistencia y producir eventos pirotécnicos. Estas organizaciones también tienen conexiones con los que podrían haber tenido acceso a los edificios, como el arrendatario del WTC Marsh & McLennan y el ex-administrador de la NASA y director de SecuraCom, James Abrahamson.

En cualquier caso, es importante para aquellos que buscan la verdad sobre el 11S examinar las organizaciones y las personas que tenían acceso a las tecnologías que se utilizaron para llevar a cabo la demolición engañosa de los edificios del WTC. También es importante reconocer los vínculos entre las personas con acceso a las tecnologías, los que tenían acceso a los edificios, y los que produjeron los informes oficiales, claramente falsos.

Para ello hay que señalar que el NIST tenía considerables conexiones con la nanotermita, tanto antes como durante la investigación del WTC. Por tanto, la razón por la que el NIST no tuvo en consideración dichos materiales como posible causa de los incendios del 11S, y los que estuvieron ardiendo después y durante largo tiempo en la Zona Cero es inexplicable. Este hecho no sería inexplicable, por supuesto, si los encargados de la investigación del NIST intencionadamente, no buscaran o analizaran esos materiales.

 

INICIO