El Asesinato de Kennedy: La conexión Bush-Nixon

por Paul Kangas

http://www.geocities.com/verisimus101/wcr/nixon-bush.htm

Traducción:MARTIN

Hace unos días, la revista TIME publicaba una lista de 10 teorías de la conspiración, algunas de ellas de lo más disparatadas. Curiosamente, las 2 primeras eran el asesinato de JFK y la conspiración del 11 de septiembre. ¿Pero...todavía esperan que creamos que fue Oswald el único que atentó contra Kennedy? Se reportaron al menos 13 impactos de bala. Además, cualquiera que haya visto las imágenes y supiera de la ubicación de Oswald sabría que no lo pudo llevar a cabo él solo, menos aún cuando el impacto más visible en la cabeza de JFK no provino de la parte donde éste se encontraba. La Comisión Warren de aquel tiempo fue sin duda la equivalente de la Comisión Kean del 11 de septiembre, la encargada de retrasar, obstruir y permitir que se eliminaran las pruebas para la investigación de los atentados. Como demostrará este artículo, que data de hace varios años, no hay más ciego que el que no quiere ver, o lo que es peor, hay medios al servicio de esa "mano negra" que quiere mantener a la gente en el desconocimiento y el engaño. Premio para la revista TIME.

El presidente Kennedy

Dallas, 22 de noviembre de 1963

Un documento del FBI descubierto recientemente revela que George Bush estuvo directamente implicado en el asesinato del Presidente John Kennedy de 1963. El documento sitúa a Bush trabajando con el ahora famoso agente de la CIA, Félix Rodríguez, reclutando exiliados de la derecha de la comunidad cubana para la invasión de Cuba. Fue tarea de la CIA de Bush organizar a la comunidad cubana de Miami para la invasión. Los cubanos fueron entrenados como tiradores por la CIA. Bush en ese momento vivía en Texas. Volando de Houston a Miami semanalmente, éste pasó  los años 1960, y 1961 reclutando cubanos en Miami para la invasión. Así es como conoció al miembro de la CIA, Félix Rodríguez. Uno puede recordar a Rodríguez como el agente del Irán-Contra que recibió la primera llamada telefónica diciéndole al mundo  que el avión de la CIA pilotado por Gene Hasenfus se había estrellado en Nicaragua. Tan pronto como Rodríguez oyó que se estrelló el avión, llamó a su viejo supervisor de la CIA, George Bush. Bush negó estar en  la trama de la Contra, pero recientemente, los investigadores obtuvieron copias del diario de  Oliver North, que documenta el papel desempeñado por Bush como supervisor de la agencia en la red de abastecimiento a la Contra. En 1988 Bush dijo al Congreso que no supo nada acerca de los vuelos ilegales  de abastecimiento hasta 1987, sin embargo, el diario de North muestra que  Bush estuvo en la primera reunión de planificación del 6 de agosto de 1985. El diario "oficial" de Bush  lo situaba en algún otro lugar. Dicha partida doble de diarios están destinados a ocultar el verdadero papel de Bush en la CIA; para proporcionarle una "negación plausible". El problema es que se vino abajo porque demasiadas personas, como North y Rodríguez, han mantenido registros que muestran el papel de la CIA de Bush en la invasión de Cuba de 1961. (Fuente: The Washington Post, 10/7/90).

George H.W. Bush y Félix Rodríguez

George Bush junto a Félix Rodríguez


Así es exactamente cómo fueron descubiertas las pruebas situando a George Bush con Félix Rodríguez cuando JFK fue asesinado. Una nota del jefe del FBI J. Edgar Hoover fue encontrada, indicando que, "El Sr. George Bush de la CIA había sido citado a declarar el 23 de noviembre de 1963 acerca de la reacción de los exiliados anti-Castristas cubanos en Miami ante el asesinato del Presidente Kennedy. (Fuente: La Nación, 13/8/88).

El día del asesinato Bush estaba en Texas, pero niega saber exactamente dónde estuvo. Dado que había sido el supervisor de los equipos secretos cubanos, encabezados por por el ex comandante de la policía cubana Félix Rodríguez, desde 1960, es probable que Bush también estuviera en Dallas en 1963. Algunos de los cubanos a los que estuvo supervisando como grupos de guerra sucia para Nixon, fueron fotografiados en la película Zagruder. En 1959 Rodríguez era uno de los principales policías en el gobierno cubano de Batista. Cuando éste fue derrocado y huyó a Miami, Rodríguez se fue con él, junto con Frank Sturgis y Rafael Quintero. Oficialmente, Rodríguez no se unió a la CIA, hasta 1967, después de la invasión de  Cuba, en la que participaron, y el asesinato de JFK. Sin embargo, documentos descubiertos recientemente muestran que  realmente se unió a la CIA en 1961 para la invasión, cuando fue reclutado por George Bush. Así es como Rodríguez dice que se convirtió en "amigo íntimo de Bush. "Después," oficialmente "Rodríguez dice que dejó la CIA en 1976, justo después de que fuera enviado a prisión por su papel en el robo del Watergate. Sin embargo, de acuerdo con los reporteros de Rolling Stone, Kohn & Monks (3/11/88), ‑­ Rodríguez sigue yendo a la sede de la CIA mensualmente para recibir tareas y para que le revisen su Cadillac azul del 87 blindado. Rodríguez fue preguntado por un reportero de Rolling Stone,  donde estaba el día en que JFK fue asesinado, y afirmó que no podía recordarlo. George Bush dijo que nunca trabajó para la CIA, hasta que fue nombrado su director por el ex director de la Comisión Warren y luego Presidente Jerry Ford, en 1976. La lógica sugiere que es bastante improbable. Por supuesto, Bush tiene la obligación de negar que esté en la CIA.  Es una organización secreta. Nunca nadie admite ser miembro. La verdad es que Bush ha sido un alto cargo de la agencia desde antes de la invasión de Cuba en 1961, en colaboración con Félix Rodríguez. Bush puede negar su verdadero papel en la agencia en 1959, pero hay registros en los expedientes de Rodríguez y otras personas involucradas en la invasión de Bahía de Cochinos (Playa Girón) de Cuba que exponen su papel. Las corporaciones no pondrían a alguien a cargo de todos los secretos de estado en manos de la CIA, a menos que tuviera la formación adecuada y experiencia en la agencia. (Fuente: Project Censored Report, Feb 1989, Dr Carl Jensen, Sonoma State College).

Castro en Playa Girón

Fidel Castro en Playa Girón (Bahía de Cochinos)

Recientemente entrevisté al ex oficial de enlace de la CIA, L. Fletcher Prouty. Es consultor de la excelente nueva película sobre cómo la CIA asesinó a JFK, que está realizando Oliver Stone. Me dijo que uno de los proyectos que hizo para la CIA en 1961 fue enviar buques de la Armada desde un astillero a los agentes de la agencia en Guatemala que estaban planeando la invasión de Cuba. Dijo que envió tres buques a un agente de la CIA llamado George Bush, el cual mandó pintar los 3 buques para que pareciera que eran civiles. Ese agente de la CIA después nombró los 3 buques: como su esposa, su ciudad natal y su empresa petrolera. Llamó a los buques: Bárbara, Houston y Zapata. Cualquier libro sobre la historia de Bahía de Cochinos probará los nombres de los 3 buques. Una vez más, esto son "más huellas dactilares" de George Bush en su participación de la invasión de Bahía de Cochinos. Sin embargo, éste niega su papel en esta gran aventura. ¿Por qué sería Bush tan tímido sobre su papel en esta guerra? ¿Cuál es el secreto? ¿Hay algo acerca de esta guerra sucia que Bush y Nixon no quieren que el público conozca? Respuesta: Sí, la hay. Las mismas personas que participaron en la invasión de Bahía de Cochinos fueron las mismas personas involucradas en el robo del Watergate. ¿Por qué fue el robo del Watergate? La CIA estaba tratando de detener una posible filtración de noticias.

Sturgis y Hunt detenidos

Sturgis y Hunt fueron detenidos tras el asesinato en el Grassy Knoll

Estaban tratando de parar la publicación de los demócratas de las fotos de Hunt & Sturgis bajo arresto por el asesinato de JFK (7 de mayo de 1977, el SF Chronicle.) Actualmente, existe una demanda para intentar obligar al gobierno a desclasificar los documentos sobre la invasión de Bahía de Cochinos. ¿Por qué son todavía secretos estos documentos? ¿Por qué están bajo llave en los Archivos Nacionales, junto con todas las fotos del asesinato en Dallas de JFK? ¿Por qué están las 4000 horas de cintas del Watergate en las que Nixon está balbuceando acerca de la misteriosa conexión entre Bahía de Cochinos, Watergate y Dallas, también selladas en los Archivos Nacionales? ¿Es porque los tres casos están relacionados? Sí. Debemos exigir que los archivos secretos de estos 3 casos sean desclasificados ahora. Para obtener una copia de la petición para desclasificar los archivos, por favor escriba a: Paul Kangas, investigador privado, POB 422644, SF, CA 94142.

Gracias al éxito de Oliver Stone de su nueva película sobre JFK ahora hay suficiente movimiento nacional para reabrir todos estos casos. La Casa Blanca teme tanto la nueva película de Stone que ha contratado a más periodistas de la CIA para calumniar  la película  y a Stone. No te lo tragues. Cada investigador serio ahora está de acuerdo en que Oswald no disparó a JFK. En que James Earl Ray no disparó al Dr. Martin Luther King y que Sirhan Sirhan no disparó a Robert Kennedy. ‑­ Estos casos deben ser reabiertos para que Sirhan y Ray puedan ser puestos en libertad. El único barrote que mantiene a Sirhan en la cárcel es el tremendo racismo anti-árabe de los estadounidenses: en ambos, negros y blancos. Según una biografía de Richard Nixon, sus personales y estrechos vínculos políticos con la familia Bush se remontan a 1941 cuando Nixon dice que leyó un anuncio en un periódico de Los Angeles, puesto por un rico grupo de empresarios, dirigido por Prescott Bush, padre de George Bush. Querían a un joven y maleable candidato para el Congreso. Nixon se presentó para el cargo y ganó el puesto. Nixon se convirtió en portavoz para el grupo de Bush. (Fuente: Freedom Magazine, 1986, L.F. Prouty).

Prescott Bush

Prescott Bush

De hecho, a Prescott Bush se le atribuye la creación del boleto ganador Eisenhower-Nixon en 1952. (Fuente: George Bush, F. Green, Hipocrene, 1988). Nuevos documentos descubiertos del FBI demuestran que Jack Ruby ha sido empleado de Richard Nixon desde 1947 y que Ruby es mostrado trabajando como espía y sicario para él. El 22 de noviembre de 1963 Ruby fue visto por una mujer que le conocía bien, Julian Ann Mercer, aproximadamente una hora antes de la llegada de la caravana de JFK, dejando con su coche a un hombre que portaba  un rifle en una maleta en el Grassy Knoll. Ruby más tarde fue visto en la televisión nacional asesinando a un testigo que podría vincular a Bush con Nixon y el asesinato de JFK: Oswald. En la Pista de los Asesinos, Garrison, p. xiii. Richard Nixon fue vicepresidente desde 1952 hasta 1960. De hecho, a Nixon se le atribuyó la planificación de la Operación 40, la secreta invasión de Cuba de 1961, durante su campaña de 1959 para Presidente. Después de que Batista fuera expulsado por las gentes hambrientas de Cuba, y Fidel Castro llegara al poder, Castro comenzó diciendo a las corporaciones que tendrían que pagar salarios decentes a sus empleados cubanos. Aún peor, a Pepsi Cola le fue dicho que ahora tendría que pagar el azúcar cubano a los precios del mercado mundial. Pepsi, Ford Motor Co., Standard Oil y la mafia de narcotraficantes decidió que Fidel tenía que ser eliminado, ya que su política de exigir a las empresas que pagaran salarios de mercado estaba perjudicando sus beneficios. Por lo tanto, las empresas pidieron al entonces vicepresidente Nixon que eliminara  a Fidel. Nixon prometió que lo haría, tan pronto como hubiera ganado las elecciones de 1960 contra algún desvalido, un desconocido demócrata llamado John Kennedy. Sería una fácil victoria de Nixon. Las encuestas daban una victoria aplastante de Nixon. Además, Kennedy era católico, y los estadounidenses no elegirían a un católico presidente más que a una mujer, un negro o un judío. Este fue en el año 1959. Nixon dijo a Pepsi, Standard Oil y a otras empresas, las cuales habían perdido su propiedad para ser devuelta a los agricultores cubanos, que si le ayudaban a ganar, él autorizaría una invasión para eliminar a Castro. Para impresionar más a los contribuyentes de su campaña, el entonces vicepresidente Nixon pidió a la CIA que creara la Operación 40, plan secreto para invadir Cuba, tan pronto como ganó. La CIA puso a su millonario de Texas  y agente de la CIA George Bush, a cargo para reclutar exiliados cubanos para el ejército de invasión de la CIA. Bush estaba trabajando con otro petrolero de Texas, Jack Crichton, para ayudarlo con la invasión. A un colega de Texas, General Charles Cabel de la Fuerza Aérea, se le pidió que coordinara la cobertura aérea para la invasión. La mayor parte del liderazgo de la CIA en torno a la invasión de Cuba parece haber estado en manos de gente de Texas. Toda una rama tejana de la CIA tiene su base en el negocio petrolero. Si rastreamos los antecedentes de Bush  en el negocio de Texas descubrimos que sus dos socios en el negocio de alquiler de barcazas de transporte de petróleo eran: los tejanos Robert Mosbacher y James Baker. Mosbacher es ahora Secretario de Comercio y Baker es Secretario de Estado, el mismo cargo que tenía Dulles cuando JFK fue asesinado. (Fuente: revista Causa Común, 3-4/90).

En la cintas del Watergate del 23 de junio de 1972, a las que se hace referencia en los medios de comunicación como la conversación "prueba del delito", Nixon y su Jefe de Gabinete, HR Haldeman, discutían la forma de detener la investigación del FBI en el robo del Watergate de la CIA. Estaban preocupados de que la investigación a expusiera su conexión "con el asunto de Bahía de Cochinos". Haldeman, en su libro El Fin del poder, revela que Nixon siempre utilizaba palabras código cuando hablaba de la muerte de JFK en 1963. Haldeman dijo que Nixon siempre se refería al asesinato como "Bahía de Cochinos." En esa transcripción encontramos a Nixon discutiendo el papel del socio de George Bush, Robert Mosbacher, como uno de los recaudadores de fondos para Nixon. En las cintas Nixon sigue refiriéndose a los "cubanos" y a los "tejanos". Los  "tejanos" fueron Bush, Mosbacher y Baker. Este es otro vínculo directo entre Bush y las pruebas que le vinculan a él y a Nixon con el asesinato de Kennedy. En la misma discusión Nixon vincula a los cubanos "," los tejanos "," Helms "," Hunt "," Bernard Barker, "Robert" Mosbacher "y "Bahía de Cochinos." Una y otra vez sobre las cintas del Watergate, estos nombres surgen en torno a la discusión de las fotos de Dallas que Nixon estaba tratando de obtener cuando ordenó a la CIA que robara en el Watergate. (Fuente: Three Men and a Barge", Teresa Riordan, Common Cause magazine, March/April 1990, and San Francisco Chronicle, May 7,1977, entrevista con Frank Sturgis en  la que declaró que "la razón para el robo del Watergate fue que Nixon estaba interesado en detener la filtración de noticias relacionadas con las fotos de nuestro papel en el asesinato del Presidente John Kennedy. ")

Nixon, Bush y Winthrop Rockefeller

Nixon y Bush en la misma fila

Después de su victoria aplastante en 1972, Nixon sabía que tenía que centralizar todo el poder en la Casa Blanca para mantener a su facción en el poder, no sólo para mantener el poder, sino para evitar que los medios de comunicación rebuscaran en la forma en que disparó secretamente su carrera a la Casa Blanca, al igual que hiciera  Hitler en su carrera hacia el control de Alemania. Lo primero que hizo Nixon fue pedir renuncias firmadas de todo su gobierno. "Eliminar a todo el mundo", le dijo a John Ehrlichman acerca de la renovación ", excepto a George Bush. Bush hará todo lo posible por nuestra causa. "(Fuente: Pledging Allegiance, Sidney Blumenthal.) La razón por la cual Bush "haría algo" es porque sus manos tienen tanta sangre de Kennedy como las de Nixon, las de Hunt,  las de Sturgis, Felix Rodríguez y Gerald Ford. Esta banda de la Casa Blanca teme que si el público alguna vez se da cuenta de cómo dispararon su carrera al poder podría estallar una chispa que destruiría su frágil fraude y ponerles en la cárcel. Otros miembros famosos del Watergate y de la invasión de la CIA  a los que Bush contrató fueron Frank Sturgis, E. Howard Hunt, Bernard Barker y Rafael Quintero. Quintero ha dicho públicamente que si alguna vez dijera lo que sabía acerca de Dallas y Bahía de Cochinos, "sería el mayor escándalo que haya sacudido nunca a la nación". Mientras tanto, en 1960, Preston Bush estaba llevando la campaña de Nixon. Éste fue enviado a Vietnam del Sur para asegurar la conexión del gobierno francés allí – y que si Francia se retiraba, los EE.UU. podrían intervenir para proteger el tráfico de drogas del  Triángulo Dorado. (Fuente: Frontline, 1988, "Guns. Drugs and the CIA"; Alexander Cockburn, "Cocaine, the CIA and Air America," S.F. Examiner, Feb.2, '91; The Politics of Heroin in Southeast Asia, Alfred McCoy, 1972.) En 1959, el vice presidente Nixon estaba volando por todo el mundo, actuando como persona cualificada de la presidencia. Fue una carrera fácil para Nixon. El congresista Jerry Ford estaba haciendo un gran trabajo de recaudación de fondos para Nixon, al igual que lo estaba George Bush. Los ricos amaban a Nixon. Los medios de comunicación recogieron todos los huesos que éste les tiraba. El mayor problema era que tenía miedo de hablar abiertamente de su plan de invadir Cuba. El plan era un secreto. No tenía sentido alertar a Cuba de la próxima invasión. Pero Kennedy estaba tomando una línea más dura contra Cuba que Nixon, porque no tenía conocimiento de la invasión planificada por la CIA y las Corporaciones. Nixon perdió la Carrera de 1960 por el menor margen de la historia. En un primer momento Bush, Nixon, Cabel, y Hunt decidieron simplemente seguir adelante con la invasión, sin informar al Presidente Kennedy. Luego, en el último segundo, a las 4 de la mañana, apenas dos horas antes de la invasión, el General Cabel llamó a JFK y le pidió permiso para que EE.UU. proporcionara cobertura aérea para la invasión de la CIA. Kennedy le dijo que no. La CIA se puso furiosa con JFK, pero decidió seguir adelante con su privada invasión de todos modos. Debido al pobre servicio de inteligencia, la CIA aterrizó en la peor playa posible. Un pantano. La invasión fracasó.

Fiasco la CIA en Playa Girón

Los mercenarios cubanos hechos prisioneros en uno de los mayores fiascos de la CIA de Bush

La CIA perdió 15 de sus mejores hombres, muertos, con otros 1100  en las prisiones cubanas. Fue el peor golpe que la CIA haya sufrido jamás. (Fuente: F. Howard Hunt, Danos hoy.) Bush, Nixon y Hunt  culparon a Cabel por preguntar a Kennedy y también a Kennedy por decir que no. Estaban lívidos de ira. Los empresarios patrocinadores de Nixon ordenaron  a JFK que llegara a cualquier acuerdo necesario para recuperar los 1100 agentes de la CIA en Cuba. JFK lo hizo. Una vez de que la CIA tuvo de nuevo a sus bien formados cubanos, decidió seguir con la invasión de Cuba tan pronto como pudieran librarse de ese (H. de perra de) Kennedy. Se acercaba rápidamente la elección de 1964. Nixon iba contra Kennedy otra vez. Bush, Ford y Nixon sabían que tenían que deshacerse de JFK ahora, o bien del clan Kennedy, con Robert y Ted en las bandas, podía controlar la Casa Blanca hasta 1984. Decidieron no esperar hasta el'84 para volver a la Casa Blanca. Los equipos cubanos de "tiradores" empezaron a seguir a Kennedy ciudad tras ciudad en busca de una oportunidad para disparar.

Miembros de la CIA

Félix Rodríguez (1º a la izda, inclinado), junto a él Peter Goss y Barry Seal

Estuvieron muy cerca en Chicago, pero no pudieron obtener la cooperación del Alcalde Daley. Pero en Dallas tenían un triunfo. El alcalde era el hermano del General Cabel, a quien culpaba la CIA por el fracaso de la invasión. El general, se impuso a su hermano, Earl, y la caravana fue cambiada para que pasara el Grassy Knoll (montículo de hierba) a 7 millas por hora. Hunt y Sturgis dispararon a JFK desde el grassy knoll. Fueron detenidos, fotografiados y vistos por 15 testigos. Pero los medios de comunicación hicieron a vista gorda hacia las fotos, y durante 25 años el mundo ha estado buscando la verdad. El día en el que JFK fue asesinado, Nixon, Hunt y algunos de los miembros del Watergate fueron fotografiados en Dallas, al igual que un grupo de cubanos, uno sujetando un paraguas en alto, como señal, próximo a la limusina del Presidente justo cuando le dispararon. Los cubanos pueden ser vistos sujetando en alto el paraguas señal en la película de Zapruder y decenas de imágenes tomadas durante el asesinato. Tras el asesinato se les puede ver alejándose a pie con calma. Nixon negó que estuviera en Dallas ese mismo día, pero nuevas fotos e historias demuestran que estuvo ahí. Nixon declaró al FBI que no podía recordar donde estaba cuando JFK fue asesinado. (Fuente: nota del FBI, Feb. 23, 1964, publicado en el golpe de estado en América, y Canfield Weberman). Bush también afirma que no puede recordar dónde estuvo. Jack Anderson hizo un programa especial de televisión en 1988, demostrando más allá de cualquier sombra de duda que dos de los vagabundos en Dallas detenidos tras el Grassy Knoll eran Hunt y Sturgis.

Bush, Reagan, Carter, Ford y Nixon

George H. W. Bush, Ronald Reagan, Jimmy Carter, Gerald Ford y Richard Nixon

Tras el asesinato, el ex vicepresidente Nixon pidió al Presidente Lyndon B. Johnson que nombrara su amigo, el ex agente del FBI Jerry Ford, para que dirigiera la Comisión Warren. Nixon también le pidió a LBJ que nombrara a su viejo defensor, el juez Earl Warren, presidente de la Comisión. LBJ estuvo de acuerdo. Ford entrevistó a todos los testigos y decidió a quién se escucharía y quién sería descartado. No fue casualidad que Nixon seleccionara a Ford después de que  su vicepresidente Spiro Agnew fuera expulsado. Cuándo el mismo Nixon fue arrestado en el escándalo Watergate, Earl Warren se ofreció para crear otra comisión especial si ésta le ayudara a librarse de los problemas de nuevo.
Ford, por supuesto, indultó a Nixon por el robo del Watergate, pero aún no está fuera de peligro. Hay 4.000 horas de cintas del Watergate. En las conversaciones del 23 de junio de 1972 con Haldeman y John Ehrlichman hay pruebas claras de que Nixon “confiesa” abiertamente que contrató a Hunt para matar a JFK. Esa es la razón por la que la "investigación" del Watergate fuera secreta después de que el Congreso escuchara algunas de las cintas. Esta es la razón por la que sólo 12 de  las 4.000 horas se han hecho públicas. ¿No se dio cuenta que el Congreso de que Nixon y Bush discuten abiertamente el asesinato de JFK por poner fin a la cobertura aérea para la invasión de Bahía de Cochinos de Cuba? Recordemos, Nixon grabó casi todas las conversaciones que tuvo con los de su círculo próximo, incluidas las de Bush, con el fin de chantajear a la gente más tarde. Hay una foto de Bush informando a Nixon en la Casa Blanca en 1968. Será interesante ver de lo que estaban hablando ese día, cuando el total de 4000 horas finalmente sea hecho público. La clave para desbloquear los secretos tras el asesinato de JFK de 1963 está oculta en las 3988 horas clasificadas de las cintas de la Casa Blanca. Bush estaba en Dallas el día en el que dispararon a Reagan. (Fuente: George Bush, F. Green, 1988.) Eso le ha tenido que dar un flashback a Bush de vuelta al 22 de noviembre de1963.

 

 

Mary Ferrell Foundation

Bush Senior Early CIA Ties Revealed

JFK murder solved

El asesinato de Kennedy: La investigación del Fiscal Jim Garrison

A finales de 1966, el Fiscal de Distrito de Nueva Orleáns, cuya oficina había detenido brevemente el fin de semana del asesinato a un piloto conectado con Oswald llamado David Ferrie, comenzó discretamente a investigar de nuevo el asesinato de JFK desde la vertiente de Nueva Orleans. Oswald había pasado el verano de 1963 en la ciudad, participando en extrañas actividades pro-Castro, que muchos han interpretado como "la creación de una leyenda en favor de Castro" en lugar de una actividad genuina.

Reporteros locales pronto descubrieron y anunciaron la investigación de Garrison, y los medios de comunicación del mundo aparecieron de improviso en Nueva Orleans. A primeros de marzo de 1967, habían surgido pistas interesantes, Ferrie estaba muerto, y Garrison había acusado a un hombre de negocios llamado Clay Shaw de conspiración para cometer asesinato. El Fiscal se jactaba de que iba a hacer nuevas detenciones y a solucionar el caso - muy a su pesar más tarde.

Jim Garrison

El fiscal de distrito Jim Garrison


La película JFK presenta a Garrison como un Fiscal serio y muy trabajador que hizo famosa la frase "Que se haga justicia, aunque se caiga el cielo." En el verano de 1967, sin embargo, los medios de comunicación nacionales lo retrataron como un charlatán, incluso acusándolo de sobornar a los testigos y otros abusos. Garrison luchó contra los medios de comunicación con algún éxito, pero el daño ya estaba hecho.

Al final, el caso contra Shaw que conectó a éste con Oswald fue poco convincente, y la trama del asesinato se redujo a un solo testigo estrella, Perry Russo, que afirmó que en una reunión Shaw, Ferrie y Oswald habrían planeado el asesinato. Al jurado sólo le llevó una hora el volver con un veredicto de no culpable.

Algunos de los cargos de Garrison - por ejemplo fueron, que un número que se encontraba tanto en la libreta de direcciones de Oswald como en la de Shaw era una forma codificada del número de teléfono de Jack Ruby, no incluido en el listín telefónico - fueron irresponsables o de lo más tonto. Pero Garrison había descubierto muchos sospechosos y pistas. Por ejemplo, fue Garrison el que descubrió que la dirección impresa en algunos panfletos pro-Castro de Oswald era la misma que la del edificio que alojaba la oficina del virulento anticomunista, Guy Banister. La esposa y el secretario de Banister dijeron más tarde que éste les había dicho que Oswald estaba conectado con la oficina. Garrison también presentó testigos que vincularon a Oswald con Shaw, y descubrió algunas de las conexiones de Shaw con la CIA. Archivos desclasificados ahora muestran que la CIA que se preocupa lo suficiente como para celebrar reuniones dedicadas al seguimiento de las actividades de Garrison, y que el Departamento de Justicia y un estrecho ayudante de Robert Kennedy recurrieron a medidas extraordinarias para detener al fiscal de distrito, y para juzgarle más tarde en represalia.

Las opiniones sobre Garrison entre los investigadores del asesinato esuvieron divididas en su momento y han continuado así. Pero lo que está fuera de duda es que la controversia y las burlas contra Garrison tuvieron el efecto de poner fin a la demanda de los principales medios de comunicación de una revisión de la Comisión Warren, al menos por un tiempo.

 

INICIO