Pearl Harbor - La madre de todas las conspiraciones

El 7 de diciembre de 1941 la Marina Imperial japonesa atacó Pearl Harbor (Hawai), causando cerca de 2500 muertos y un daño importantísimo a la flota estadounidense del Pacífico, sus 3 portaviones de la flota de la zona en cambio no sufrieron daño alguno al no estar en puerto en el momento del ataque.
Hasta esa fecha, 2 años después del comienzo de la guerra en Europa, la ciudadanía americana y el congreso se mostraban en contra del deseo de su presidente Franklin Delano Roosevelt (FDR) de participar en la guerra contra la Alemania nazi, Italia y Japón. Como consecuencia del ataque EE.UU apoyado ahora por su ciudadanía declaró la guerra a Japón y el 11 de diciembre Alemania e Italia hicieron su declaración contra los EE.UU.

Pearl Harbor

Pearl Harbor tras el ataque japonés

¿Permitió Franklin Delano Roosevelt que ocurriera?

Hoy día, en EE.UU hay quien cree que el ataque fue permitido por el presidente para conseguir su objetivo.
¿Pero, permitió realmente Roosevelt que ocurriera la catástrofe?

La respuesta podría estar en los siguientes puntos:
• El bloqueo energético (petróleo) llevado a cabo por EE.UU. ahogaba a Japón por lo que una respuesta japonesa era predecible.
• Antes del ataque, FDR se había mostrado partidario de hundir navíos americanos (false flag) o provocar un ataque contra estos para así tomar parte en la guerra a lo cual los mandos militares se habían negado rotundamente.
• FDR desinformó a los militares y a la ciudadanía haciéndoles creer que las negociaciones con Japón seguían su curso cuando la realidad era que ya estaban en guerra.
• La inteligencia americana tenía descifrados códigos secretos de la armada japonesa y solamente fue cuestión de ocultar esta información al servicio de inteligencia de Hawai.
• En 1940, FDR en una decisión controvertida ordenó trasladar y atracar la flota del oeste a Hawai, lo que desató las protestas de su máximo responsable “almirante Richardson”. Según el almirante, la flota no tenía la adecuada protección contra un ataque aéreo y ninguna contra un ataque por medio de torpedos. Richardson en octubre planteó su queja directamente a FDR y fue seguidamente relevado del puesto.
• Se dice también que la marina británica avistó la flota nipona dirigiéndose hacia la zona del ataque y que avisó al alto mando americano, por lo que estaba en manos de Roosevelt prevenir el ataque.

 

Pearl Harbor: los hechos tras la ficción (4/6/2001)

traducido por martin@11-septiembre-2001.biz

por James Perloff

Artículo original "Pearl Harbor: The Facts Behind the Fiction"

El ataque a Pearl Harbor cogió a la flota del Pacífico de los EE.UU. por sorpresa, pero en Washington, la administración Roosevelt era plenamente consciente del ataque que estaba por venir.

James Perloff es el autor de The Shadows of Power: The Council on Foreign Relations and the American Decline and Tornado in a Junkyard: The Relentless Myth of Darwinism - Las sombras del poder: El Consejo de Asuntos Exteriores y la decadencia de América, Tornado en una chatarrería: El implacable mito del darwinismo. Ambos libros están disponibles a través del servicios americanos de libros de opinión (www.aobs-store.com).

Durante el fin de semana del día de su conmemoración, Disney proyectará Pearl Harbor, una película dotada con el presupuesto (145$ millones) de pre-producción más grande de la historia del cine. La pródiga producción, sin duda, será considerada por muchos cinéfilos una imagen exacta de el ataque japonés a Pearl Harbor. Incluso el actor principal cree en esta idea. "Creo de verdad que la película será la obra definitiva sobre el ataque", dijo el actor Ben Affleck. Esto es desafortunado, porque el productor, Jerry Bruckheimer, según puso de manifiesto en una entrevista el año pasado: "Hay un libro que acaba de ser publicado que afirma que [el Presidente Franklin D.] Roosevelt conocía el ataque. Eso es una tontería. ¡Él no sabía nada sobre el ataque! "

Sin embargo, un amplio proceso de investigación no sólo ha demostrado que Washington conocía de antemano el ataque, sino que deliberadamente mantuvo en secreto su conocimiento de nuestros comandantes en Hawai con la esperanza de que la "sorpresa" del ataque catapultara a los EE.UU. a la Segunda Guerra Mundial. Oliver Lyttleton, Ministro Británico de la Producción, declaró en 1944: "Japón fue provocado para que atacara a Estados Unidos en Pearl Harbor. Es una parodia de la historia decir que Estados Unidos se vio forzado a entrar en la guerra".

Aunque FDR deseaba directamente la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, sus intenciones contradecían drásticamente sus declaraciones públicas. Antes de la guerra, una "encuesta Gallup" mostró que el 88 por ciento de los estadounidenses se oponía a la participación de EE.UU. en la guerra europea. Los ciudadanos se dieron cuenta de que la participación de EE.UU. en la Primera Guerra Mundial no había hecho un mundo mejor, y en un discurso en 1940 (año electoral), Roosevelt típicamente declaró: "Lo he dicho antes, pero voy a decirlo una y otra vez: Sus chicos no van a ser enviados a guerras ajenas ".

Pero en privado, el presidente planeaba lo contrario. Roosevelt envió a su asesor más cercano, Harry Hopkins, que se reuniría con el Primer Ministro británico Winston Churchill en enero de 1941. Hopkins le dijo a Churchill: "El Presidente está decidido a que nosotros [los Estados Unidos e Inglaterra] ganemos la guerra juntos. No se equivoquen. Él me ha enviado aquí para decirles que a toda costa y por todos los medios les ayudará, no importa lo que le suceda a él - no habrá nada que no haga mientras tenga un ápice de fuerza". William Stevenson señaló en " A man called Intrepid" que las conversaciones entre el personal británico-americano comenzaron ese mismo mes con el "mayor grado de secretismo", que, aclaró, "significaba evitar darlas a conocer al público americano". Incluso Robert Sherwood, el amigable biógrafo del presidente, dijo: "Si los aislacionistas hubieran conocido en toda su medida la secreta alianza entre los Estados Unidos y Gran Bretaña, sus demandas de recusación habrían retumbado como el trueno en toda la tierra".

Antecedentes de la traición

Las intenciones de Roosevelt casi llegan a ser expuestas en 1940 cuando Tyler Kent, un operario de codificación empleado en la embajada de los EE.UU. en Londres, descubrió despachos secretos entre Roosevelt y Churchill. Estos revelaban que FDR - a pesar de las campañas con promesas de lo contrario - estaba decidido a involucrar a América en la guerra. Kent sacó clandestinamente algunos de los documentos de la embajada, con la esperanza de alertar al público americano -, pero fue capturado. Con la aprobación del gobierno de EE.UU., fue juzgado en un tribunal secreto británico y fue confinado en una cárcel británica hasta el final de la guerra.

Durante los primeros días de la Segunda Guerra Mundial , el presidente ofreció numerosas provocaciones a Alemania: congelación de sus activos; envío de 50 destructores a Gran Bretaña, y cargas de profundidad contra U-boats. Los alemanes sin embargo no tomaron represalias. Sabían que la entrada de América en la Primera Guerra Mundial había cambiado el equilibrio de fuerzas contra ellos, y rechazaron una repetición de ese escenario. FDR, por lo tanto, cambió su atención hacia Japón. Japón había firmado un pacto de defensa mutua con Alemania e Italia (el Tratado Tripartito). Roosevelt sabía que si Japón iba a la guerra con los Estados Unidos, Alemania e Italia se verían obligadas a declarar la guerra a América - por lo tanto, nos enredó en el conflicto por la puerta de atrás. Según Harold Ickes, Scretario de Interior, dijo en octubre de 1941: "Durante mucho tiempo he creído que nuestra mejor entrada en la guerra sería a través de Japón".

The Truth About FDR and Pearl Harbor

ISBN-10: 0-7432-0037-3
ISBN-13: 978-0-7432-0037-0

Robert B. Stinnet desvela el memorandum que contenía los 8 puntos para provocar una intervención japonesa contra los EE.UU.

Day of deceit


Nueva luz se ha arrojado sobre Pearl Harbor a través del reciente trabajo de Robert B. Stinnett, un veterano de la Armada de la II Guerra Mundial . Stinnett ha obtenido numerosos documentos relevantes a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA). En Day of Deceit: The Truth about FDR and Pearl Harbor (2000), el libro bruscamente deshechado por el director Bruckheimer, Stinnett revela que el plan de Roosevelt para provocar a Japón comenzó con un memorando del Teniente Comandante Arthur H. McCollum, Jefe de la mesa de la oficina de inteligencia naval del extremo oriental . El memorando abogaba por ocho acciones previstas para llevar a Japón a atacar a los Estados Unidos. McCollum escribió: "Si por estos medios Japón pudiera ser llevado a cometer un acto abierto de guerra, tanto mejor". FDR decretó los ocho pasos de la provocación McCollum - y mucho más.

Si bien no puede excusar a Japón por su beligerancia en aquellos días, también es cierto que nuestro gobierno provocó a ese país de diversas maneras - congelando sus activos en América; cerrando el Canal de Panamá a su transporte marítimo; detención progresiva de exportaciones vitales a Japón hasta que finalmente se unió a Gran Bretaña en un completo embargo, enviando una nota hostil al embajador japonés denotando amenazas militares si Tokio no modificaba su política en el Pacífico, y el 26 de noviembre - justo 11 días antes del ataque japonés - enviando un ultimátum que exigía, como requisitos previos a la reanudación del comercio, que Japón retirara todas las tropas de China e Indochina, y, en la práctica anular su Tratado tripartito con Alemania e Italia.

Después de reunirse con el Presidente Roosevelt el 16 de octubre de 1941, el Secretario de Guerra Henry Stimson escribió en su diario: "Nos enfrentamos a la delicada cuestión de la esgrima diplomática para estar seguros de que Japón se equivoca y hace mal su primer movimiento - ostensible movimiento". El 25 de noviembre, el día antes de que el ultimátum fuera enviado a los embajadores de Japón, Stimson escribió en su diario: "La cuestión era cómo había que manejarlos [a los japoneses] para llevarlos a la posición de disparar el primer tiro ...."

El cebo ofrecido a Japón fue nuestra Flota del Pacífico. En 1940, el Almirante J.O. Richardson, comandante de la flota, voló a Washington para protestar contra la decisión de FDR de atracar la flota permanentemente en Hawai en lugar de su normal de punto de atraque en la Costa Oeste de los EE.UU.. El almirante tenía buenas razones: Pearl Harbor era vulnerable a los ataques, siendo accesible desde cualquier dirección, no podía ser equipada de manera eficaz con redes y deflectores de defensa contra aviones torpedo, y en Hawai sería difícil proveer y entrenar al personal a bordo de buques infratripulados. Pearl Harbor también carecía de suficientes suministros de combustible y diques secos, mantener a los hombres lejos de sus familias, crearía problemas de moral. La discusión se acaloró. Richardson dijo: "Me marché con la impresión de que, a pesar de haberlo dicho bien alto, el Presidente estaba plenamente decidido a poner a los Estados Unidos en la guerra si Gran Bretaña podía aguantar hasta que fuera reelecto."

Richardson fue rápidamente relevado del mando. Su sustituto fue el Almirante Husband E. Kimmel. Kimmel también informó a Roosevelt de las deficiencias de Pearl Harbor, pero aceptó la colocación allí, confiando en que Washington le notificaría de cualquier información de inteligencia que indicara un ataque. Puso su confianza en lugar equivocado. Mientras Washington veía como Japón preparaba su asalto a Pearl Harbor, el almirante Kimmel, así como su homólogo del Ejército en Hawai, el General Walter C. Short, eran mantenidos completamente fuera de la línea de información.

Conocimiento previo

Uno de los elementos más importantes del conocimiento de América de las intenciones de Japón fue el éxito de nuestro gobierno rompiendo el código secreto diplomático japonés conocido como "Purple". Tokio lo utilizaba para comunicarse con sus embajadas y consulados, incluidos los de Washington y Hawai. El código era tan complejo que era cifrado y descifrado a máquina. Un talentoso grupo de criptoanalistas americanos rompió el código en 1940 y diseñó un facsímil de la máquina japonesa. Estas, utilizadas por las secciones de inteligencia de la Marina y de la Guerra , pusieron de manifiesto rápidamente los mensajes diplomáticos japoneses. Los textos descifrados fueron apodados "Magic".

Copias de "Magic" eran siempre rápidamente entregadas en bolsas cerradas al Presidente Roosevelt, y los secretarios de Estado, Guerra, y de la Marina. También se dirigían al Jefe del Estado Mayor del ejército General George Marshall y al Jefe de Operaciones Navales, el almirante Harold Stark. Sin embargo, aunque tres máquinas Purple para la decodificación fueron asignadas a Gran Bretaña, no fueron enviadas a Pearl Harbor. Intercepciones de mensajes de radio cifrados entre Tokio y su consulado en Honolulu tenían que ser remitidos a Washington para su descodificación. Así Kimmel y Short, los comandantes hawaianos, estaban a merced de Washington para su retroalimentación. La petición de su propia máquina de decodificación fue rechazada basándose en que las comunicaciones diplomáticas no eran de suficiente interés para los soldados.

¡Que falso era eso! El 9 de octubre de 1941, el Departamento de Guerra decodificó un despacho de Tokio a Honolulu instruyendo al Cónsul General a dividir Pearl Harbor en cinco áreas específicas y para que informara de la ubicación exacta de los buques en ellas.

No hay nada inusual sobre espías vigilando movimientos de buques -, pero la presentación de informes precisos del paradero de los buques en los puertos sólo tiene una implicación. Charles Willoughby, jefe de inteligencia de Douglas MacArthur, más tarde escribió que los "informes del interior del puerto estaban en un sistema de cuadrículas con coordenadas de localización de los soldados americanos... La cuadrícula de coordenadas es el método clásico para determinar la asignación de blancos, nuestros acorazados se habían convertido de repente en objetivos". Esta información nunca fue enviada a Kimmel o Short.

Iintercepciones adicionales fueron decodificadas por Washington, todo en un día desde su transmisión original:

     * 5 de noviembre: Tokyo notificó a sus embajadores en Washington que el 25 de noviembre era la fecha límite para un acuerdo con los EE.UU.
       
     * 11 de noviembre: Se les advirtió, "La situación está llegando al clímax, y el tiempo se está acabando."
       
     * 16 de noviembre: La fecha límite fue postpuesta hasta el 29 de noviembre. "La fecha límite definitivamente no se puede cambiar", decía el envío. "Después de eso, las cosas automaticamente van a suceder".
       
     * 29 de noviembre (el ultimátum de los EE.UU. ya se ha recibido): se les dijo a los embajadores que una ruptura de las negociaciones era "inevitable", pero que los líderes de Japón "no deseaban dar la impresión de que las negociaciones se habían roto".
       
     * 30 de noviembre: Tokio ordenó a su embajada de Berlín informar a los alemanes de que "el estallido de la guerra puede venir más rápido de lo que nadie imagina ".
       
     * 1º de diciembre: La fecha límite ha sido postpuesta de nuevo. "Para evitar que los Estados Unidos se vuelvan excesivamente sospechosos, hemos notificado a la prensa y otros ... de que las negociaciones continúan."
       
     * 1º-2º de diciembre: A las embajadas japonesas en las naciones no alineadas de todo el mundo les fue indicado deshacerse de sus documentos secretos, menos una copia de sus códigos. (Esto era por una razón fácil de entender - cuando estalla la guerra, las oficinas diplomáticas de un estado hostil pierden su inmunidad y normalmente son allanadas. Una copia del código se mantiene de modo que las instrucciones finales pueden ser recibidas, después, la última copia del código sería destruida.)

Una advertencia adicional llegó a través de los llamados mensajes "wind". Una intercepción del 18 de noviembre indicó que, en caso de una próxima ruptura en las relaciones con los EE.UU., Tokio emitiría una advertencia especial por radio. Esta no sería en el código Purple, ya que se tenía la intención de llegar a los consulados y organismos menores japoneses que no estaban equipados con el código o una de sus máquinas. El mensaje, que sería repetido tres veces durante un informe del tiempo, era "Higashi Kaze no ame", que significa "Viento del Este, lluvia". "East Wind" significaba los Estados Unidos; "lluvia" significaba ruptura diplomática - por tanto, la guerra.

Este futuro mensaje se consideró tan importante que los radio monitores de los EE.UU. estuvieron buscándolo,constantemente y el Departamento de la Marina lo escribió en tarjetas especiales de recordatorio. El 4 de diciembre, "Higashi Kaze no ame" fue emitido y recogido por la inteligencia de Washington.

En tres ocasiones diferentes desde 1894, Japón había realizado ataques por sorpresa coincidiendo con rupturas en las relaciones diplomáticas. Esta historia no se pierde con el Presidente Roosevelt. El Secretario Stimson, describiendo la Conferencia de la Casa Blanca de FDR del 25 de noviembre, señaló: "El Presidente dijo que los japoneses eran conocidos por hacer ataques sin previo aviso y dijo que podrían ser atacados, pongamos, el próximo lunes, por ejemplo." Tampoco se perdía en Washington con los altos oficiales militares, todos ellos licenciados en la academia militar.

Como ha revelado Robert Stinnett, Washington no solamente estaba descifrando los mensajes diplomáticos japoneses, sino también despachos navales. El Presidente Roosevelt tenía acceso a estas intercepciones a través de su oficial, el Teniente Comandante McCollum, quien había escrito el original de ocho puntos del plan de provocación a Japón. Tanto secretismo han rodeado a estos despachos navales que su existencia no fue revelada durante cualquiera de las diez investigaciones de Pearl Harbor, incluso en la mini-investigación dirigida por el Congreso en 1995. La mayoría de las solicitudes de documentos relativos a Pearl Harbor de Stinnett le han sido denegadas por ser aún clasificados, incluso en virtud de la Ley de Libertad de Información.

Se ha dado por hecho durante mucho tiempo que la flota japonesa cuando se aproximaba a Pearl Harbor, mantuvo completo silencio de radio. Esto es falso. La flota apenas tuvo discreción, y mucho menos silencio. La inteligencia inteligencia naval interceptó y tradujo numerosos despachos, algunos claramente reveladores del hecho de que Pearl Harbor había sido señalado como objetivo. El más significativo fue el siguiente, enviado por el almirante japonés Yamamoto a la primera escuadrilla el 26 de noviembre de 1941:

     El grupo especial de operaciones, manteniendo sus movimientos estrictamente secretos y manteniendo una estrecha vigilancia contra submarinos y aviones, se adentrará en aguas de Hawai, y en la primera ruptura de las hostilidades atacará a la fuerza principal de la flota de los EE.UU. y le asestará un golpe mortal. El primer ataque aéreo está previsto para el amanecer del día-x. Fecha exacta determinada más tarde por orden.

Tanto secreto oficial sigue en torno a las traducciones de las intercepciones de despachos navales japoneses que no se sabe si el anterior mensaje fue enviado a McCollum o visto por FDR. Ni siquiera se sabe quién en un principio tradujo el mensaje. Sin embargo, una cosa es cierta: la importancia del mensaje no se ha perdido con el traductor.

1941 también fue testigo de lo siguiente:

El 27 de enero, nuestro embajador en Japón, Joseph Grew, envió un mensaje a Washington, declarando: "El ministro peruano ha informado a un miembro de mi personal que ha escuchado de muchas fuentes, entre ellas una de origen japonés, que, en caso de ruptura entre los Estados Unidos y Japón, los japoneses tienen la intención de llevar a cabo un ataque sorpresa contra Pearl Harbor con toda su fuerza ...."

El 3 de noviembre, todavía confiando en informantes, Grew notificó al Secretario de Estado Cordell Hull: "La guerra con los Estados Unidos puede venir con dramática y repentina peligrosidad". Grew envió una advertencia aún más fuerte el 17 de noviembre.

El congresista Martin Dies escribiría:

     A principios de 1941 el Comité Dies se hizo con un mapa estratégico que daba una prueba clara de las intenciones de los japoneses de llevar a cabo un asalto a Pearl Harbor. El mapa estratégico fue preparado por el Departamento Imperial de Inteligencia Militar japonés. Tan pronto como recibí el documento llamé por teléfono al Secretario de Estado Cordell Hull y le dije lo que tenía. El Secretario Hull me indicó que no dejara que nadie supiera del mapa y dijo que me llamaría tan pronto como hablara con el Presidente Roosevelt. En cosa de una hora telefoneó para decirme que había hablado con Roosevelt y que estuvieron de acuerdo en que sería muy grave si toda la información relativa a este mapa llegara a los servicios de noticias .... Le dije que era una grave responsabilidad abstenerse retener información vital para el público. El Secretario me aseguró que él y Roosevelt lo consideraban esencial para la defensa nacional.

Dusko Popov era un yugoslavo que trabajó como agente doble para Alemania y Gran Bretaña. Su verdadera lealtad era hacia los Aliados. En el verano de 1941, los nazis ordenaron a Popov ir a Hawaii para hacer un estudio detallado de Pearl Harbor y sus aeropuertos cercanos. El agente dedujo que la misión presagiaba un ataque sorpresa japonés. En agosto, Popov informó completamente al FBI en Nueva York. J. Edgar Hoover más tarde recordó amargamente que había dado advertencias a FDR acerca de Pearl Harbor, pero que Roosevelt, le dijo que no pasara la información y que lo dejara en sus manos.

Kilsoo Haan, del Foro de Cooperación Popular de la liga chino-coreana, recibió clara información de resistencia coreana de que los japoneses estaban planeando un asalto a Hawai "antes de Navidad". En noviembre, tras no llegar a ningún lado con el Departamento de Estado, Haan convenció al senador de Iowa Guy Gillettede del valor de su afirmación. Gillette informó al presidente, quien lacónicamente se lo agradeció y dijo que sería examinado.

En Java, a principios de diciembre, el Ejército holandés decodificó un despacho de Tokio a su embajada de Bangkok, prediciendo ataques en cuatro sitios, incluidos Hawai. Los holandeses pasaron la información al General de Brigada Elliot Thorpe, observador militar de los EE.UU.. Thorpe envió un total de cuatro advertencias a Washington. La última le fue al jefe de inteligencia del General Marshall. Thorpe se vio obligado a no enviar más mensajes relativos a la cuestión. Los holandeses también tuvieron a su agregado militar en Washington, el coronel Weijerman, que advirtió personalmente al General Marshall.

El capitán Johann Ranneft , agregado naval holandés en Washington, que fue galardonado con la Legión de Mérito por sus servicios a los Estados Unidos, anotó detalles reveladores en su diario. El 2 de diciembre, visitó la Oficina de Inteligencia Naval (ONI). Ranneft preguntó sobre el Pacífico. Un oficial norteamericano, lo que apunta a un mapa mural, dice, "Esta es cuerpo de operaciones japonésviniendo del Este". Se trata de un punto a mitad de camino entre Hawai y Japón. El 6 de diciembre, Ranneft regresó y preguntó donde se encontraban los portaaviones japoneses. Le fue mostrada una posición en el mapa a unas 300-400 millas al noroeste de Pearl Harbor. Ranneft escribió: "Pregunto cuál es el significado de estos portaaviones en esta ubicación, con lo cual recibo la respuesta de que es, probablemente, en relación con los informes japoneses de una posible acción americana.... yo mismo no pienso sobre ello porque creo que todo el mundo en Honolulu está cien por cien alerta, al igual que todos aquí en la ONI "

El 29 de noviembre, el Secretario de Estado Cordell Hull se reunió en secreto con el periodista independiente Joseph Leib. Leib anteriormente había ocupado varios puestos en la administración Roosevelt. Hull lo conocía y sentía que era un periodista en quien podía confiar. El secretario de Estado le entregó copias de algunas de las intercepciones de Tokio relativas a Pearl Harbor. Decía que los japoneses estaban planeando atacar la base de Pearl Harbor y que FDR tenía previsto dejar que ocurriera. Hull hizo que Leib se comprometiera a mantener su nombre fuera del artículo, pero confiaba en que éste podía llevar la historia muy alto en los periódicos.

Leib corrió a la oficina de su amigo Lyle Wilson, Jefe de la Oficina de Washington de United Press. Manteniendo su promesa a Hull, Wilson le contó los detalles y le mostró los mensajes interceptados. Wilson respondió que la historia era ridícula y se negó a trabajarla. A través de sus conexiones, Leib logró obtener una versión apresurada de UP en el extranjero por cable, pero sólo un periódico transitió una parte de éste.

Después de Pearl Harbor, Lyle Wilson llamó a Leib a su oficina. Le entregó una copia del dicurso recién emitido de FDR "día de la infamia". Los dos hombres lloraron. Leib relató su historia en el reciente documental de History Channel, "Sacrificio en Pearl Harbor."

Lo anterior representa sólo una muestra de las pruebas de que Washington conocía de antemano el ataque a Pearl Harbor. Para obtener pruebas adicionales, véase Infamy: Pearl Harbor and Its Aftermath y Day of Deceit: The Truth about FDR and Pearl Harbor by Robert Stinnett (Infamia: Pearl Harbor y sus secuelas por el ganador del Premio Pulitzer, el historiador John Toland, y el El día del engaño: la verdad sobre FDR y Pearl Harbor por Robert Stinnett . Tan correctos eran los datos que, en una rueda de prensa privada en noviembre de 1941, el General George Marshall predijo con confianza que la guerra americano-nipona estallaría durante los "diez primeros días del mes de diciembre."

Sin embargo, ninguna de estas informaciones fue transmitida a nuestros comandantes en Hawai, Kimmel y Short, con la excepción de la alerta de enero del embajador Grew, una copia de la cual llegó a Kimmel el 1 de febrero. Para disipar cualquier duda, el Teniente Comandante McCollum - que originó el plan para incitar a Japón a la guerra - escribió a Kimmel: "La Inteligencia Naval no da ninguna credibilidad a estos rumores. Por otra parte, sobre los datos conocidos en relación con la actual disposición y despliegue naval de los japoneses y sus fuerzas armadas, ningún movimiento contra Pearl Harbor parece inminente o previsto en un futuro predecible. "

Blancos

Para asegurar el éxito del ataque japonés - uno que enfureciera a América para unirse a la guerra - era vital mantener a Kimmel y a Short fuera del círculo de inteligencia. Sin embargo, Washington hizo mucho más que esto para facilitar el asalto japonés.

El 25 de noviembre, aproximadamente una hora después de que la fuerza de ataque japonés partiera hacia el puerto de Hawai, la Armada de los EE.UU. emitió una orden prohibiendo a los barcos de transporte americanos y del mando aliado viajar por el Pacífico Norte. Todo el transporte marítimo transpacífico fue desviado a través del Pacífico Sur. Esta orden se aplicó incluso a los buques rusos atracados en la costa oeste de América. El objetivo es fácil de entender. Si cualquier buque comercial accidentalmente tropezara con el cuerpo de operaciones japonés, podría alertar a Pearl Harbor. Como el Almirante Richmond K. Turner, Oficial de Planes de Guerra de la Marina en 1941, declaró con franqueza: "Estuvimos preparados para desviar el tráfico cuando creímos que la guerra era inminente. Enviamos el tráfico hacia abajo a través del Estrecho de Torres, a fin de que la ruta del cuerpo de operaciones japonés quedara despejado de todo el tráfico ".

Los comandantes hawaianos han sido tradicionalmente censurados por no detectar la proximidad de las compañías aéreas japonesas. Lo que no se dice es que Washington les negó los medios para hacerlo. Un ejército marchando por tierra hacia un objetivo se puede divisar fácilmente. Sin embargo, Hawai se encuentra en medio del océano. Sus vías de entrada son ilimitadas y deshabitadas. Durante la semana antes del 7 de diciembre, aviones de la marina realizaron búsquedas en más de dos millones de kilómetros cuadrados del Pacífico -, pero nunca divisaron a la fuerza japonesa. Esto se debe a que Kimmel y Short sólo tenían suficientes aviones para sondear un tercio de los 360 grados de arco en torno a ellos, y a que la inteligencia les había informado (incorrectamente) de que debían concentrarse en el Suroeste.

El radar, también fue insuficiente. No había suficientes pilotos de reconocimiento capacitados. Muchas de las naves de reconocimiento tenían muchos años y carecían de piezas de repuesto. "Las reiteradas peticiones a Washington de los comandantes para obtener más aviones de patrulla fueron rechazadas. El Almirante Edward T. Layton, quien actuó en Pearl Harbor, lo resumió en su libro "And I was there" (Y yo estaba allí): "Nunca hubo un indicio en ningún mensaje de inteligencia recibido por el mando local de ninguna amenaza japonesa a Hawai. Nuestras defensas aéreas fueron desprotegidas por orden del propio Jefe del ejército . De los doce B-17s de la isla, sólo seis podrían mantenerse en el aire al usar como repuesto las piezas de los otros".

La Armada ha seguido la norma de que, cuando las relaciones internacionales son críticas, pone la flota en el mar. Eso es exactamente lo que hizo el almirante Kimmel. Consciente de que las relaciones entre Estados Unidos y Japón se estaban deteriorandos, envió 46 buques de guerra a lugar seguro en el Pacífico Norte a finales de noviembre de 1941 - sin notificarlo a Washington. Incluso ordenó a la flota llevar a cabo un simulacro de ataque aéreo a Pearl Harbor, de forma clarividente, escogiendo el mismo lugar para lanzar el ataque que el almirante Yamamoto eligiría dos semanas más tarde.

Cuando la Casa Blanca se enteró del movimiento de Kimmel, contravino sus órdenes y ordenó a todos los buques que regresaran al muelle, con la dudosa excusa de que la acción de Kimmel podría provocar a los japoneses. Washington sabía que si las dos flotas se encontraban en el mar, y se enzarzaban, podía haber preguntas acerca de quién disparó primero.

Kimmel, sin embargo, no se dio por vencido. Con el ejercicio cancelado, su jefe de potaaviones, el Vice Almirante William "Bull" Halsey, emitió planes para un grupo de operaciones de 25 buques para protegerse contra un "ataque enemigo aéreo y submarino" en Pearl Harbor. El plan nunca entró en vigor. El 26 de noviembre, el Almirante Stark, Jefe de Operaciones Navales de Washington, ordenó a Halsey usar su portaaviones para el transporte de aviones de combate a las islas Wake y Midway - desgastando aún más las defensas aéreas de Pearl Harbor.

Es evidente, por supuesto, que una vez que el desastre golpeara Pearl Harbor, se exigirían responsabilidades. Washington ingeniosamente parecía tenerlo en cuenta mediante el envío de una ambigua "alerta de guerra" a Kimmel, y otra similar a Short, el 27 de noviembre. Esto ha sido utilizado durante años por los defensores de Washington que afirman que los comandantes deberían haber estado preparados para los japoneses.

De hecho, el mensaje comenzaba de forma notoria: "Este despacho se considera una alerta de guerra". Sin embargo, proseguía: "El número y equipamiento de las tropas japonesas y la organización de las fuerzas navales indican una expedición anfibia contra las Filipinas, Tailandia o la Península Kra, o posiblemente Borneo". ¡Ninguna de estas áreas están más cerca de 5000 millas de Hawai! No había indicio de amenazas a Pearl Harbor. Concluía con las palabras: " Distritos continentales, Guam, Samoa tomen medidas contra el sabotaje." El mensaje señalaba además que "las medidas debían llevarse a cabo sin alarmar a la población civil". Ambos comandantes informaron de las medidas adoptadas a Washington. Terminando en breve con precauciones contra el sabotaje, agrupando aviones (lo que detenía a los saboteadores, pero que lo hacía un ideal objetivo para bombarderos), y Kimmel intensificó la vigilancia aérea y submarina. Si su respuesta a la "alerta de guerra" fue insuficiente, Washington no dijo nada. Al día siguiente, un mensaje reiterado del asistente del comandante Marshall , a Short sólo advertía: "Iniciar de inmediato todas las medidas adicionales necesarias para proporcionar la protección de sus emplazamientos, bienes y equipos contra el sabotaje, la protección de su personal contra la propaganda subversiva y la protección de todas las actividades contra el espionaje ".

Así estaban las cosas cuando Japón se disponía a atacar. Utilizando el código Purple, Tokio envió una declaración formal a sus embajadores en Washington. Se transmitió al Secretario de Estado norteamericano el domingo, 7 de diciembre. La declaración terminaba las relaciones y equivalía a una declaración de guerra. El 6 de diciembre, en Washington, los departamentos de la Marina y de la Guerra ya habían descifrado las primeras 13 partes de las 14 del mensaje. Aunque el paso final hacia la ruptura oficial de los vínculos aún no había llegado, la fogosa redacción hacía su significado obvio. Más tarde ese día, cuando el teniente Lester Schulz entregó al Presidente Roosevelt su copia del mensaje interceptado, Schulz escuchó a FDR decir a su asesor, Harry Hopkins, "Esto significa la guerra".

En posteriores investigaciones Pearl Harbor, tanto General Marshall, jefe del Ejército, y el Almirante Stark, jefe de operaciones navales, negaron cualquier recuerdo de donde habían estado en la noche del 6 de diciembre - Marshall, a pesar de la reputación de tener una memoria fotográfica. Sin embargo, James G. Stahlman, un amigo cercano del Secretario de Marina Frank Knox, dijo que Knox le dijo que FDR convocó una reunión de alto nivel en la Casa Blanca esa noche. Knox, Marshall, Stark, y el Secretario de Guerra Stimson asistieron. De hecho, con la nación en el umbral de la guerra, solo una conferencia tal tenía sentido. Esa misma noche, el Departamento de Marina recibió una solicitud de Stimson para obtener una lista de el paradero de todos los buques en el Pacífico.

En la mañana del 7 de diciembre, la última parte del largo mensaje de Japón para el gobierno de los EE.UU. fue decodificado. Tokio añadió dos directivas a sus embajadores. La primera directiva, con el mensaje denominado como "muy importante", era a entregar la declaración a la 1 pm. La segunda directiva ordenaba que la última copia de código, y la máquina que iba con él, fueran destruidos. La gravedad de esto fue inmediatamente reconocida en el Departamento de la Marina de Guerra: Japón tenía una larga historia de sincronización de los ataques con rupturas de las relaciones; el domingo era un día anormal para entregar mensajes diplomáticos - pero la mejor para tratar de atrapar a las fuerzas sarmadas de EE.UU. con poca vigilancia, y la 1:00 pm en Washington ¡era poco después del amanecer en Hawai!

El Almirante Stark llegó a su oficina a las 9:25 am. Le fue mostrado el mensaje y el importante tiempo de entrega. Un oficial subalterno señaló la posibilidad de un ataque a Hawai, y otro insistió en que se notificara a Kimmel. Sin embargo, Stark se negó, no hizo nada durante toda la mañana. Años más tarde, contó a la prensa que su conciencia estaba tranquila en cuanto a Pearl Harbor, porque todas sus acciones habían sido dictadas por una "autoridad superior". Como Jefe de Operaciones Navales, Stark sólo tenía una autoridad superior: Roosevelt.

En el Departamento de Guerra, donde la declaración de 14 partes también había sido decodificada, el coronel Rufus Bratton, jefe del Ejército de la sección del Lejano Este, percibió la importancia del mensaje. Sin embargo, el jefe de inteligencia le dijo que nada podría hacerse hasta que llegara Marshall. Bratton intentó dar con Marshall en su casa, pero le fue dicho en repetidas ocasiones que el general se encontraba fuera montando a caballo. El paseo a caballo resultó ser uno largo. Cuando Marshall habló finalmente con Bratton por teléfono y éste le dijo de la situación de emergencia, Marshall dijo que vendría al Departamento de Guerra. Marshall tuvo 75 minutos para hacer los 10 minutos en coche. No vino a su oficina hasta 11:25 am - una hora muy avanzada con la nación al borde de la guerra. Leyó detenidamente el mensaje japonés y le fue señalado el tiempo de la entrega. Todos los oficiales de la oficina del Marshall estaban de acuerdo en que indicaba un ataque en el Pacífico alrededor de la 1 pm (hora de la costa atlántica). El general finalmente estuvo de acuerdo en que Hawai debía ser alertado, pero el tiempo se estaba acabando.

Marshall sólo tenía que descolgar su teléfono para llegar a Pearl Harbor por la línea transpacífica. Si lo hacía, no habría evitado el ataque, pero al menos nuestros hombres habrían estado en sus puestos de combate. En cambio, el general escribió un despacho. Después de haber sido codificado fue dirigido a la oficina de Western Union de Washington. Desde allí se transmitió a San Francisco. Desde San Francisco fue transmitido a través de emisoras de radio comerciales RCA a Honolulu. El General Short lo recibió seis horas después del ataque. Dos horas más tarde llegó a Kimmel. Uno puede imaginar su exasperación al leerlo.

A pesar de todas las pruebas acumuladas a través de "magic" y de otras fuentes durante los meses previos, Marshall nunca advirtió a Hawai. Para los historiadores - desconocedores de las pruebas clasificadas - al parecer el general había tratado de salvar Pearl Harbor ", pero por desgracia, demasiado tarde". Del mismo modo, FDR envió una súplica por la paz de última instancia al emperador Hirohito. Aunque escrito una semana antes, no lo enviaría hasta la noche del 6 de diciembre. Tenía que ser enviado por el embajador Grew, quien no podría ser recibido en audiencia por el emperador antes del 8 de diciembre. Así pues, el mensaje no podía imaginablemente haber anticipado el ataque — pero para la quedaría que FDR, también, hizo un "valeroso, último esfuerzo."

El golpe japonés hundió o dañó severamente 18 buques de guerra (incluidos los ocho acorazados), destruyó 188 aviones, y dejó más de 2000 muertos. La Comisión Roberts, asignada para investigar el ataque, estaba compuesta de amigos personales de Roosevelt y Marshall. La Comisión eximió totalmente a Washington y declaró que los EE.UU. fueron cogidos con la guardia baja debido al "incumplimiento del deber" por Kimmel y Short. La ira de América para con estos dos sólo fue superada por su ira hacia Tokio. Hasta el día de hoy, muchos creen que fue la negligencia por parte de los comandantes de Hawai la que hizo posible el desastre de Pearl Harbor. (Véase "chivos expiatorios Kimmel y Short", página 20.)

* Aunque uno de las principales presentadores de la conspiración de Pearl Harbor, Robert Stinnett es comprensivo con respecto a los motivos de FDR. Escribe en su libro: "Como veterano de la Guerra del Pacífico, tuve un sentimiento de indignación al destapar secretos que se habían ocultado a los estadounidenses por más de cincuenta años. Pero he entendido el angustioso dilema al que se enfrentaba el Presidente Roosevelt. Fue obligado a encontrar tortuosos medios para persuadir a una América aislacionista a unirse en una lucha por la libertad ". A nuestro modo de ver, un gobierno que puede operar en tal manera es un gobierno que se ha embarcado en una peligrosa, resbaladiza pendiente hacia la dictadura. No obstante, la postura de Stinnett respecto a los motivos de FDR hacen su exposición de todas las acciones de éste más convincente.


Más información en la página del autor del libro Pearl Harbor - Mother of all conspiracies, Mark Emerson Willey.

False flag: Es un término que usan los angloparlantes para definir acciones (pueden ser terroristas) llevadas a cabo por uno mismo que luego se achacan al enemigo. Un ejemplo de esto es el hundimiento del “Maine”, que dio origen a la guerra entre EE.UU y España.

INICIO